Buscar

#6 Trust the process

Muchas veces, sobre todo en el mundo occidental, medimos el éxito o el fracaso según los resultados de un proyecto. Me gustaría relativizar esta forma de ver y juzgar lo que hacemos. Voy a ponerlo en duda, acá voy.


Para empezar, cuando llevamos a cabo una tarea, desde la más simple como puede ser limpiar la casa hasta hacer un dibujo en la sala de espera del dentista o un diseño para un cliente, tenemos que tener un norte, entender para qué lo hacemos.


Todo parece muy fácil hasta acá, pero tanto ustedes como yo sabemos que luego ponerlo en práctica puede ser muy complicado.


Sigo con el ejemplo. En el caso del dentista, el objetivo de ese dibujo no es hacer un buen dibujo sino quemar el tiempo y dejar de pensar en si tengo una caries en la muela o no. Por ende, a la hora de analizar ese dibujo lo que tengo que ver no es la anatomía de la figura o el realismo de la misma. Tengo que analizar si el tiempo pasó más rápido y si logré no pensar en mi muela mientras esperaba que sea mi turno… ¿se entiende?


No estoy diciendo que el resultado no sea importante, no estoy diciendo que la anatomía o el sombreado de un dibujo tengan que estar mal. Lo que estoy diciendo es que es importante antes de sentarnos a crear, saber cuál es el objetivo de esa creación, porque muchas veces el objetivo no es la creación misma sino el mero hecho de estar creando.


Es importante antes de sentarnos a crear, saber cuál es el objetivo de esa creación.

Yo recomiendo atacar los problemas de a uno y focalizarse. No les doy como consigna a mis alumnos que hagan un dibujo de cero, con la estructura perfecta, todas las proporciones y el realismo correctos, usando todos los colores de la paleta e incluyendo una mano, una cara y un cuerpo en la misma obra. ¿Por qué? Porque el riesgo de frustrarse y de equivocarse es demasiado alto. En cambio les propongo dibujar un ojo por ejemplo y focalizarnos en el sombreado y el volumen del mismo. De esa forma entendemos el problema y llegamos a abarcarlo. A la hora de analizar el resultado del dibujo entonces juzgaremos por estos últimos puntos mencionados.


Un ejemplo personal: estoy intentando sentirme cada vez más cómodo con el pincel. Para eso estoy pintando un poco todos los días. La pintura a veces sale bien y a veces sale mal. ¿Es ese mi parámetro para medir el resultado? No. Lo que me importa es agarrar el pincel una vez por día y familiarizarme un poco con el medio. De esa forma me es mucho más fácil tener éxito en mi tarea.


TRUST THE PROCESS – (Crean en el proceso)


Siempre van a encontrar una forma de capitalizar lo que hacen. Si hacemos un dibujo con el que no estamos conformes, seguramente aprendimos que “no” hacer la próxima vez.


Pónganse un norte claro a la hora de crear y aprendan a capitalizar tanto lo bueno como lo malo.


Lo que es claro es que la clave no está en el resultado, la clave no está cuando terminamos la tarea sino mientras la hacemos.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo